diciembre 30, 2020

Guayacán

Mario Moreno es constructor de guitarras y sus familiares (guitarrones, requintos, etc). En esa condición, es además un rastreador de maderas. Está siempre atento a la aparición y rescate de un mueble viejo, una puerta descartada, un árbol que va a ser echado al fuego. En cada objeto de madera que ve, imagina alguna parte de una guitarra.


Hace unos años pasó por un negocio de carpintería rural que tenía una oferta en el frente: "varillas de alambrado $7". Algo le dijo que debía prestar atención... miró de cerca el aviso, entró e hizo su pedido: "quiero comprar el cartel que está en la vereda". Había detectado que la "pizarra", en la cual habían escrito la oferta con tiza, era una pieza de guayacán. Se la llevó y de allí sacó veintiún diapasones, uno de los cuales está instalado en la guitarra que Mario sostiene en la foto, y que desde hoy estará en mis manos.

Qué hermosa locura carga esta gente que construye instrumentos musicales artesanales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario